el incomprensible mundo de gabriel revelo
Just another WordPress.com site

Dicen

 
Alguien vino a decírmelo: andan diciendo que soy caso perdido. Que duermo todo el día y que paso todo el tiempo encerrado en mi casa sin preocuparme ni por mi futuro, ni por encausar mi vida hacía algún camino en especifico. Comentan que leer tantos libros y de manera tan compulsiva no me dejará nada, que al final sólo me hace perder mi tiempo y que eso de escribir, es igual a morirse de hambre.
 
Sé que la gente pasa y me ve sentado. Observando a la nada, con la mirada perdida. Es lógico que piensen que soy un flojo y desobligado. La verdad no es así. Me gustaría defenderme pero no sé que tan útil sería. Si pudiera, les explicaría que duermo mucho menos que la mayoría de la gente que me rodea. Les diría que escribir no es nada fácil, pues de ser así, todos ya tendrían un libro publicado. Cómo decirle a todas esas personas que creen que no hago nada, que muchas veces el sentarse a pensar en historias y estructuras narrativas es realmente escribir, y no el proceso de sentarse ya frente una hoja de papel o un monitor a plasmar lo que durante horas, y a veces semanas previas, se viene cocinando en la mente. ¿Cómo explicar que si bien para muchos, el dinero es sinónimo de éxito, para mi no es más que un mal necesario para vivir?. ¿Y si les dijera que para mi lo único importante es ser feliz y hacer lo que a uno lo llene plenamente?.
 
Dirán una y otra vez que lo que digo sólo son utopías, y que en lugar de andar soñando con imposibles me ponga a trabajar en mi futuro. Aunque hace mucho que tome la decisión de dedicar mi vida en cuerpo y alma a la escritura y a salirme con la mía o morir en el intento.
 
Porque ellos no lo saben, pero escribir además de apasionante, es esclavizante. Una vez que pruebas el mundo de las letras sabes muy dentro de ti que jamás podrás dejarlas. Eso no lo dicen ellos. No dicen que darle vida a una historia es quizá mucho más complicado que completar un informe sobre las operaciones económicas de una empresa en el último trimestre.  
 
Sé que mucha gente desconoce que paso días enteros escribiendo hoja tras hojas, generando borradores, tirandolos a la basura. Desvelado, yendo de aquí para allá con la única intención de vivir un poco más y encontrarme con algo digno de ser escrito. Seguirán diciendo que soy un mantenido y peor aun, un inmaduro. Francamente lo que opinen no me detendrá. Ellos alguna vez han disfrutado, o disfrutarán de alguna historia bien contada.
 
Y dicen que no digo nada…

Ninguna respuesta to “Dicen”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: