el incomprensible mundo de gabriel revelo
Just another WordPress.com site

Esos que viven en mi

Definirme debe ser difícil, por lo menos yo no puedo. Me sería imposible definirme dentro de algún parámetro preestablecido. A ciencia cierta no sé quién soy, en parte porque algo muy dentro de mi me dice que no soy una sola persona, sino una especie de condominio habitado por muchos ‘yo’.
 
Todos diferentes e independientes entre si. Algunos son amigables, otros nefastos. Unos decentes, otros unos completos pervertidos. Pero todos yo. Por eso a veces, cuando tengo reacciones extrañas hacia las personas, mi pretexto es decir que en realidad el responsable de mis acciones no soy yo, sino otro más. Aunque si partimos de la primicia de que ni yo tengo la menor idea de quién soy, la situación se complica.
 
Supongo que todo depende del lugar. El Gabriel que vive con su Mamá y su hermana seguramente es muy diferente al Gabriel que va a un estadio. Y a su vez, éste difiere del que se sienta a escribir en las tardes, o de aquel que intenta conquistar a alguna chica, o el que sale con sus amigos de la universidad. El problema empieza cuando un Gabriel se mete en el espacio de otro Gabriel. Entonces empieza una guerra por ocupar un espacio destinado sólo a uno, y es ahí cuando hago cosas indecibles y que después terminan llenándome de vergüenza.
 
Los más osados o estudiosos de la ética, dirán que lejos de tener problemas de múltiple personalidad, en realidad sólo tengo un pequeño conflicto entre mi parte animal y mi parte racional. Puede ser. También cabe la personalidad de considerar que padezco ‘Trastorno Bipolar’, aunque yo diría que en mi caso es Tripolar. O igual nada más exagero. La verdad no me importa saber qué tengo ¿para qué si de todas formas voy a seguir siendo muchas personas?. A veces parezco niño de cinco años, hago tonterías, juego con muchas voces, salto en las camas, grito y hasta a veces juego con muñequitos. Pero otras, ando de un serio que ni yo me la creo, opino de política, de temas religiosos, visto con zapatos y pantalón de vestir, y escucho boleros de Armando Manzanero. Entonces, ¿quién soy?. ¿Él que ve Gokú y se emociona, o aquel que es perfectamente capaz de pasar una tarde entera en un museo?. ¿Aquél que luego se siente más cachondo que una olla express o aquel que es él más calculador a la hora de abordar al sexo opuesto?.
 
¿Quién diablos soy?. Me gusta ver caricaturas, también programas culturales. Odio las telenovelas, pero vi ‘Rebelde’. Estoy a favor de la eutanasia pero no del aborto. Lloro con demasiada facilidad, cualquier cursilería es más que suficiente para que en segundos tenga los ojos rojos. Tengo años enamorado de la misma persona, que dicho sea de paso, parece ni enterarse. Añoro al amor, digo estar preparado para amar, pero en cuanto éste llega le huyo. Leo clásicos de literatura y también en TVNotas. A veces siento que soy el mejor escritor del mundo, un día después leo lo que acabo de escribir y siento que mi sobrino de ocho años escribe mejor. Me fastidian los sábados, y también estar solo, aunque cuando estoy con alguien más, a veces lo que más deseo es que me dejen solo.
 
Supongo que debería cambiar mi nombre por el de Contradictorio.
 
Ahora mismo estoy inmerso en una diablura más que otro de mis ‘yo’ hizo. Aun no sé si lo que hace unas horas me parecía tan divertido traerá consecuencias. No me gusta comportarme así, o más bien, el ‘yo’ que soy en estos momentos reprueba mis últimas conductas, por más que después, el ‘yo’ que esté al mando las aprueba y pero aun, se atreva a repetirlas. Eso es lo malo de ser el resultado de meter en una licuadora gigante a un aprendiz de escritor, un gruñón, un niño de siete años, un intelectual, un depravado sexual, un buen hombre, un comediante, un bohemio romántico, un holgazán, un fan del Atlante, un cursi, un mentiroso y unos cincuenta individuos más que aun no logro identificar, pero que ya han hecho de las suyas.
 
Cada gente con la que trato, seguramente conocen un ‘yo’ muy particular. No soy el mismo con nadie en ésta vida. Y eso me preocupa, aunque no tanto. Ahora mismo, mientras escribo sé que no soy ni la mitad de lo que proyectas mis letras. Soy menos. Más débil e inseguro de lo que podrías imaginar.
 
Me marcho. El ‘yo’ de las maldades dice que es su turno de ocupar el juguete que es mi cuerpo. Lo malo es que a veces me lo entrega golpeado y con más líos encima de los habituales.

2 comentarios to “Esos que viven en mi”

  1.  
    Jajajaja… Me vino a la mente la frasecita de "cortazón de condominio", pero ésta vez con el copncepto de algo así como… "mente condominio", o "personalidad condominio".
     
    Hace mucho en clase de Ética me dijeron que  la palabra persona, viene de per (a travéz de) y sonare (sonido). Y que la metáfora es: sonido a través de, ¿a través de qué? DE una máscara, de unos yoes distintos para cada situación y para cada persona. Y si, las cosas se desequilibran un poco cuando un yo se mete en el espacio, o en el momento… m´pas bien, en la rutina de otro yo. Péro éso es lo que le da picor a la vida.
     
    Pa\’ mi que lo que necesitamos es lidiar a ésos yoes. El asunto, y lo que siempre me ha dado como miedito, es que en cuanto todos ésos yoes se integren, voy a dejar de ser creativo, porque entonces todo estarán conciliados y la cinámica de mi personalidad ya no será tan dinámica.
     
    Como sea, es raro convivir como casero de ésta "personalidad de condominio". En analogía con la soledad y tu, mi soledad y yo, también somos amantes berrinchudo-caprichosos. En el transpodte regreso a casa extraño mucho y extraño a muchas y también a uno que otro. Y cuando llego a mi casa, casi no me gusta escuchar ni atender a mi madre.
     
    Esto esta incompleto… regreso en un rato a comlementarlo.

  2. Creo que Gabriel describe claramente los yo de toda la humanidad, en los años que he vivido a demás de mi persona he visto y he palpado que todos tenemos un condominio dentro, y por eso necesitamos o anhelamos estar solos y al mismo tiempo acompañados.
    El hombre busca estar solo porque se siente bién, pero necesita relacionarse para cubrir sus necesidades


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: