el incomprensible mundo de gabriel revelo
Just another WordPress.com site

Resucitar está de moda

Murió el Capitán América. Según dicen, pues aun no he leído el comic, fue un impacto de bala que el héroe recibió al salir de un juzgado. Resulta curioso que perdiera la vida lejos de batallas épicas que alguna vez protagonizó contra temibles enemigos. 
 
La noticia dio la vuelta al mundo. Televisión, Radio, Prensa y otros medios de comunicación dedicaron al menos un pequeño espacio para comentar lo acontecido, que si bien, no deja de causar ‘morbo’, esta lejos de crear la conmoción que previamente otros héroes provocaron.
 
Como miembro de una generación que paso de la niñez a la adolescencia en plena época de los noventas, estuve marcado por uno de los eventos más importantes (si no es que el más) en la historia de los súper héroes: la muerte de Superman. Aun recuerdo ir en quinto de primaria y comenzar a escuchar los rumores de que el Hombre de Acero había muerto. Un mes después, comerciales de televisión en los que sólo se escuchaba la marcha fúnebre y aparecía el famoso escudo de la ‘S’ sangrando en un rojo opaco sobre un fondo negro confirmaban que la historieta saldría en español. Recuerdo que al otro día la vi en un puesto de revistas, y la portada de Luisa Lane sosteniendo el cadáver lleno de heridas de Superman era shockeante. Rogué, imploré y creo que hasta le lloré a mis papás que me la compraran, pero los quince pesos que en aquel tiempo costaba el ejemplar les pareció lo bastante elevado como para preferir ahorrarse el dinero y dejarme fuera de la moda de aquel momento. Gracias a Dios, mi abuela Eva estaba presente durante aquel show de suplicas y me dio quince pesos que en ese momento me parecían el tesoro más grande del universo.
 
Como mi mamá, papá, tíos, primos, abuelos y amigos, devoré la historia y me estremeció. Yo tuve mi pijama de Superman, al igual que las películas beta de Christopher Reves que vi cerca de 30 veces cada una. ¿Cómo se siente un pre-puberto aun medio capturado en el mundo de la fantasía cuándo pierde a uno de sus íconos de infancia?… pues raro, ya que una parte de los valores e ideales que un héroe representa se llegan a poner en duda, y además, descubrimos que los malos a veces ganan, y hasta matan.
 
Han pasado más de diez años y mi ejemplar de ‘La Muerte de Superman’ sigue ocupando un lugar honorífico en mi cuarto. No así mi respeto a la muerte, a la cual la veo como una mera enfermedad curable y de la que lo más seguro es escapar. Al menos para los héroes es así. El mismo Superman, después de unos funerales y ceremonias memorables regresó de la muerte, y no vino sólo, junto con él, otros cuatro seres súper dotados que ostentaban el mismo nombre pelearon por semanas enteras para ver quién era el verdadero. Todo éste lío, que en México fue llamado ‘El Reino de los Supermanes’ fue muy exitoso, al igual que en el resto del mundo, la franquicia de Superman se rescató de la franca picada en que se encontraba y obtuvo ingresos millonarios. A mi me gustó mucho, aunque a la distancia, me parece que fue más un truco mercadológico que la necesidad de contar una aventura. 
 
Desde entonces he visto a mis héroes morir uno a uno. Ser acompañados por escenas y música llenas de gloria, acompañadas por la nostalgia de los seguidores, sólo para después, ver como el dichoso paladín no estaba muerto, sino que andaba de parranda. Eso paso con Gokú y muchos de los otros personajes de Dragon Ball, paso con los Caballeros del Zodiaco, con algunos Linterna Verde, con Gandalf, E.T , etc. Vamos, entonces debemos concluir que todos son unos copiones, y que el primero en andar muriendo y regresando con más brios que antes (ah, porque así regresan, nuevos y mejorados, como si la muerte en realidad fuera un spa) fue el mismísimo Jesús de Nazareth. Aunque no faltará que primero lo hizo Buda o Mahoma. En fin, el chiste es que hasta en la resurrección se ha perdido originalidad, y que hoy en día, al menos en el mundo de las historietas y dibujos animados, es más fácil encontrarse un Ave Fénix que una simple paloma. 
 
Dudo, aunque no por eso dejó de concederle el beneficio de la duda, que el Capitán América salga de esta tendencia, y se quede bien muerto. En primer lugar porque la franquicia del personaje, si bien tiene décadas de ya no ser exitosa, por lo menos debe valer algunos miles de dólares; y en segundo lugar, porque Capitán América representa toda esa ideología de Mesías de la humanidad que tanto le gusta y convence a los gringos. En el último de los casos, pueden hacer con él lo que se les antoje, la verdad en mi vida leí una historieta dedicada enteramente a él, y sí por error llegué a topármelo fue porque aparecía como invitado en alguna zaga de Marvel Comics. Aunque la verdad, en cuanto encuentre la dichosa historieta la voy a terminar comprando.
 
Al final, ser un héroe ya no significa jugarse la vida por la paz y la justicia, pues ésta de cualquier manera regresa. ¿Qué ventaja le queda a los pobres malos, que además de estar solos contra el mundo, tienen a la inmortalidad en el bando contrario?. 

Ninguna respuesta to “Resucitar está de moda”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: