el incomprensible mundo de gabriel revelo
Just another WordPress.com site

Los muchos años del Gabo

Cien cañonazos al amanecer en su pueblo natal, en su querida Colombia, así iniciaron ayer los festejos por todo el mundo del cumpleaños número ochenta de uno de los escritores más brillantes en la historia de la literatura mundial: el gran Gabriel García Márquez.
 
Si ya de por si, tal acontecimiento esta lejos de ser poca cosa, al festejo deben añadirse dos celebraciones igual de importantes: El ‘Gabo’ (como cariñosamente le llaman sus amigos) cumple un cuarto de siglo de haber recibido el Premio Nobel de Literatura, y además, cuarenta de haber publicado Cien Años de Soledad, novela cumbre de su carrera y de la literatura latinoamericana.
 
Hay infinidad de temas abordables entorno a estos ‘aniversarios’. Anécdotas de la sencillez del autor colombiano, análisis profundos de su obra, su controvertida amistad con Fidel Castro, etc. Tarea para lo cual me califico descalificado, pues no sé si hablar de una figura tan grande, que ha hecho todo, recreado al mundo y cautivado a millones sea tarea fácil. Dudo que palabras como están hagan el mínimo honor y estén a la altura del Gabo. Mejor será hablar de lo que él ha provocado en mi. De lo mucho que ha hecho por mi al matizar tardes enteras de mil colores al dejarme atrapar por los renglones de algunas de sus novelas, tejidas cuidadosamente como un traje perfecto.
 
Mi primer acercamiento con Gabo se dio cuando cursaba el tercer año de secundaria. El profesor de Español nos dejó leer ‘Relato de un Naufrago’ en medio de una protesta general en la que el comentario más abundante era Que aburrido, desperdiciar varias tardes leyendo un libro de casi cien paginas’. Yo, que en aquellos tiempos apenas comenzaba a sentir una leve atracción hacía la literatura tomé aquella tarea con resignación. Me da pena decirlo, pero entonces no tenía ni idea de quién era García Márquez, ni por qué teníamos que leer precisamente ese libro. El mismo Gabo se encargo de presentarse ante mi por medio de aquel libro que devoré una tarde de domingo (a los quince años, leer un libro en un día es poco menos que un milagro), y más aun, releí al otro día con la misma vehemencia. Al final saqué 10 en el examen. Poca cosa, pues la verdadera recompensa no fue la nota obtenida, sino haberme acercado a un Maestro de la escritura. Desde entonces no lo he dejado ir.
 
Con mucha vergüenza debo admitir que no he leído al Gabo tanto como debería, y me gustaría. Además de Relato de un Naufrago’, he leído algunos cuentos suyos, ‘Memorias de mis putas tristes’, ‘El Amor en los tiempos del cólera’ y ‘Cien Años de Soledad’. Si bien podría pasarme días enteros hablando maravillas de cada una de ellas, es ‘Cien Años de Soledad’ aquella que me dejó marcado de por vida. No por nada, hasta el momento es la mejor novela que he leído en mi vida.
 
¿Cómo explicar una obra cumbre, perfecta desde dónde se lea?. ¿Cómo explicar en este blog lleno de errores la novela que recreo el mundo de la literatura y nos entrego un universo nuevo, lleno de colores, matices, paisajes caribeños y situaciones irreales?. Para hacerlo tendría que tener un poco de su talento y ni así podría explicar lo que ‘Cien Años de Soledad’ fue, será y seguirá siendo, porque esta obra es eterna como los pergaminos de Melquíades. No hay otra forma de entenderla como una Biblia en la que García Márquez nos lleva por la creación, Génesis, Éxodo e incluso el Apocalipsis de Macondo, pueblo imaginado y tatuado en el corazón de todo aquel que ha leído éste portento de libro.
 
Soy de la idea, de que a la frase “Todo hombre en su vida debe tener un hijo, escribir un libro y plantar un árbol” agregarse la máxima de “… y leer Cien Años de Soledad”. Mariposas amarillas, Remedios ‘la bella’, niños que nacen con colas de marranos, los Aurelianos, los Buendía, Ursula, una lluvia eterna, una estirpe condenada a no tener una segunda oportunidad.
 
Gracias a García Márquez por enseñarme este mundo perfecto. Por hacer mi vida más llevadera. Por contagiarme con ese sabor caribeño que es Macondo, que es Colombia, Latinoamérica, que somos todos.
 
¡Felices aniversarios Gabo!

Ninguna respuesta to “Los muchos años del Gabo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: