el incomprensible mundo de gabriel revelo
Just another WordPress.com site

Frente al espejo

Hoy no soy el que reporta.
Sino un narrador invisible,que describe las acciones y los pensamientos de un sujeto extraviado en Mérida.
Un personaje que no soy yo, pero al que le presto mi voz.
Como si estuviera frente a un espejo roto, en el cual no puedo proyectarme del todo.  
 
De todas las avenidas que he caminado a lo largo de mi vida, la de Paseo Montejo en Mérida es quizá una de las mejores. No en cuanto a modernidad, ni extensión; no, la belleza de Paseo Montejo obedece a una extraña mezcla de limpieza, historia y buen gusto.
 
De primera vista, se parece mucho a la costera de Acapulco, o a Avenida Insurgentes. Solo que el aire limpio, los árboles y sus casas estilo yucatecas (construcciones inmensas, de estilo churrigueresco y colores claros) le dan un toque único. En esta Avenida están las oficinas de los bancos y empresas más importantes de Yucatán, que lejos de levantar construcciones nuevas, decidieron restaurar las ya existentes en un acto de atinado conservacionismo arquitectónico. Como verán, o más bien imaginaran, pues para su envidia ustedes no están aquí, el recorrer lugares así es como un espejo en el que podemos encontrarnos de frente con nuestro pasado, presente y con nuestro probable futuro. Como sociedad y como unidad el recurso sigue siendo igual de valido e incluso sorpresivo.
 
Voy por Paseo Montejo. Son casi las cinco de la tarde y camino a la sombra de inmensos árboles. Tomo la vigésimo octava foto del día y me siento en una banquita a descansar (a estas alturas del viaje tengo como seis ampollas en cada pie). Entonces aparece su reflejo. Como hace dos días en la carretera, como hace tanto ya no lo hacia. Claro, obsesivo, igual de impertinente que en el pasado. Hasta ahora, sigo sin comprender porque el recuerdo de lo que ella fue aparece en los momentos en los que más vulnerable estoy. Justo cuando hechos extraordinarios (en este caso un viaje) deberían de ocupar el primer lugar de mis pensamientos.
 
Centro mi mirada en una casona grande y vieja que causa temor, pero también admiración y ganas de no dejar de verla. Así me pasa con el recuerdo de ella. Saberme lejos, no sólo territorial sino sentimentalmente ya no es ninguna novedad, ni pesa tanto, ni me paraliza como antes. Pero sigue estando ahí. Como un revolver inmenso que en cualquier momento podría aniquilarme, aunque lo más probable sea, que sólo esté ahí para asustarme y matarme de incertidumbre.  
 
Ya sé que ella no volverá. Que el único que guarda el tiempo congelado de aquellos momentos soy yo. Quizá ella extravió su mitad de nuestro tiempo, o se le derritió cualquier tarde de verano. ¿Quién soy yo para saberlo?. ¿La pieza sin chiste, esa de la esquina, del rompecabezas de su vida?. Ya no sé ni que pensar. Sólo puedo contemplar lo que ahora es esa casa  casi en ruinas, que algún día estuvo viva, así como mi amor por ti.  
 
El espejo es todo. La casa. Ella. Yo. El reflejo su olvido, mi recuerdo. Todo se proyecta tarde o temprano. Por eso decidiré guardar este amor. No para ella. Sino para mi. Mientras yo le quiera como un condenado al amor. Mientras este decidido a invocarla y convertirla en mi fuerza nada podrá detenerla. Lo que siento, aunque no sea compartido me lo guardaré como amuleto de la suerte. Y cada mañana la evocaré, y cuidaré a distancia. Así me sentiré acompañado, aunque ella no lo sepa.
 
Más adelante. Paseo Montejo se divide en la una Glorieta dedicada a la bandera. Un monumento gigantesco de piedra, cuyo escudo nacional en el centro es iluminado por los últimos rayos del sol me recuerdan que la belleza sólo existe si hay alguien que quiera mirarla.
 
Yo elijo mirarla.  
 
 
Paseo Montejo, Mérida
Febrero 2007

Ninguna respuesta to “Frente al espejo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: