el incomprensible mundo de gabriel revelo
Just another WordPress.com site

Supongo que es amor

Si me tardé en escribir esta entrada, fue porque no podía:
tenía que cuidar a un amigo que volvió a casa, después de una ausencia desgastante.
Casi a las 13:30 horas del domingo se percataron de que no estaba. Cinco minutos después, encontramos a mi perro Margarito tan sólo unas casas más adelante de la mía. Estaba tirado sobre la banqueta, en un charco de agua sucia, lleno de excrecencias y casi inconsciente. Al traerlo a casa no reaccionaba, parecía muerto y sus patas traseras estaban claramente desviadas con respecto al resto de su cuerpo. Instantes después, la veterinaria le aplicaba suero y un tranquilizante.
Toda esa tarde y noche de domingo, Margarito permanecería en observación, se le sacaría una radiografía y al otro día se nos daría un diagnostico acerca de los daños que pudiera tener. Aquella noche lloré varias veces, la casa parecía más vacía que nunca, la tristeza tomaba por asalto cada uno de los rincones. Me parecía una completa injusticia que una criaturita que jamás le hace daño a nadie y que desde siempre sólo nos supo dar amor estuviera sufriendo tanto.
Al otro día nos dijeron que Margaro tenía tres fracturas en la cadera, que prácticamente estaba partido en dos, que sufría mucho, y que la única solución viable para que volviera a caminar era una cirugía de más de tres horas en la que se lo colocarían varios clavos con el fin de recuperar su movilidad. El costo por esta operación sería un poco elevado, y la recuperación lenta.
No importa. Hubiera dado mi vida por él. ¿Para qué otra cosa sirve el dinero, si no es para sacarte de apuros como éste?. Al final gasté buena parte de lo que gané por diversos trabajos el año pasado, pero valdrá la pena. Ni un minuto lo dudé. Desde hace cuatro días he reafirmado lo mucho que quiero a mi Margarito. El martes, día de su operación fui a verlo y su mirada me decía que extrañaba estar en casa. Esa misma noche, vía telefónica la doctora nos dijo que la operación había sido todo un éxito. Una noche después fui por él y desde entonces no me he despegado de su lado.
Se nota triste, pero a la vez contento de estar de nuevo rodeado de quienes lo queremos. A veces me gustaría encontrar la manera de hacerle entender que jamás lo dejamos sólo, que durante su ausencia estuvo más presente que nunca en nuestras vidas. Me gustaría decirle la cantidad de gente (amigos, vecinos, familiares) que diariamente preguntaban por él. Ahora mismo, mientras escribo estas líneas Margarito duerme en el sillón. Le cuesta mucho moverse y apenas y se puede poner sobre cuatro patas, situación que sé le desespera. Ojalá comprenda que en una semana ya estará mejor, que esas pastillas que le doy cada doce horas lo ayudarán a ir sintiendo menos dolor y que mi necedad de que se mueva lo menos posible no tiene otra intención que su pronta recuperación.
No he dormido ni salido de mi casa en veinticuatro horas. No me interesa hacerlo. Ahora mismo sólo estoy tranquilo acariciando su cabeza y diciéndole que todo esta bien.
Si todo sale como debe ser, en una semana Margarito podrá correr y ser el mismo de antes. No puedo esperar, pues su estado actual me parte el corazón. Antes solía preguntarme si realmente conocía el amor verdadero. Ahora sé que sí, que se puede amar a un amigo sin la necesidad de que tan siquiera sea de mi misma especie.
Me hace tan feliz que de nuevo estés aquí Margarito. Mientras yo viva jamás estarás sólo. Gracias al cielo por haberme dado el regalo de que siga a mi lado.
Anuncios

3 comentarios to “Supongo que es amor”

  1.  
     
    Ah… no sabes como me trasporte a aquellas dos ocasiones en que el Güero se lanzo desde la azotea…
     
    Es horrible. Sensaciones… extrañísimas fortíssimas, y… puras.
     
     

  2. Guey no mames, esta mega wanna be tu my space, vas de lo sublime a la sublimación jajajaja, mas bien lo definiria como el vestido mas rosa y mas chillon que te pudiste encontrar para tus quince años o por que no tambien podriamos definirlo como un traje disque Armani morado, con camisa azul electrico y corbata amarilla chiclamino, para que te des una idea de lo que hablo. 

  3. Gracias No Importa,
    siempre me ha gustado lo pintoresco.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: