el incomprensible mundo de gabriel revelo
Just another WordPress.com site

Hoy soy un Pez Beta

 
Si pudiera definirme hoy en algún estado de animo, en alguna circunstancia diría que soy un Pez Beta. Si esta utopía fuera un sueño que de tan real agobiara mis sentidos entonces me gustaría ser azul, elegante, altanero con las otras especies de peces de agua dulce que no se me acercan porque saben que invariablemente, puedo matarlos. No por prepotencia. No por odio. Sino por mi condición de Pez Beta.
 
Es por eso que los vendedores y dueños de acuarios nos tienen siempre aparte. En peceras redondas, separados de los demás. Sabemos hacer mucho daño, a los otros, a nosotros mismos. Nos suponemos especiales. Mortalmente bellos con nuestras colas en forma de velos de muerte. Envidiados por los peces Payaso, Ángel, Guppys, Japoneses y de más, queremos dar la falsa imagen de que en nuestra pecera privada somos felices, dueños de un gran espacio, de movimientos ilimitados, dueños de nuestra soledad.
 
La verdad es que sufrimos. Condenados a ver sólo nuestro reflejo en las redondas paredes de un frío imperio de cristal en la que la monotonía es lacerante. ¿De qué sirve tantos privilegios en el mundo de los peces de agua dulce cuando eres el más solitario de todos?. Si la libertad verdadera no es moverse a tus anchas en una esfera de tu propiedad, ¿entonces qué lo es?. ¿Vivir rodeado de otros peces, con la presión de combatir contra nuestro propio instinto asesino para no romper la paz que entre peces de diversos tamaños y colores?. Lo dudo, no hay libertad si se reprime al instinto.
 
Asi, los beta estamos condenados a la esclavitud, ya sea de la soledad o de los instintos, vivimos atados a fuerzas más poderosas que nos impiden vivir apaciblemente, y cuyo único escape es aun más osado: saltar más allá de la frontera que encima de mi se extiende, donde termina el agua y adivino, existe otro mundo mucho más maravilloso que el de mi pecera. Debe, porque de no ser así sería una injusticia, más vida, más compañía, más secretos y maravillas fuera de estos muros de cristal. Aunque también, puede no existir nada. ¿Y si el fin del agua es el final de todo?, ¿Si esas personas, esas otras peceras que veo no son más que una ilusión bien lograda?. Nadie me garantiza que de saltar y rebasar mis propios limites, encuentre ese mundo materializado y listo para recorrer.
 
Por eso quiero saltar. Ya no por valentía ni por curiosidad, sino para matar este aburrimiento de saberme condenado al más absurdo de los infiernos: el del ocio. Y aunque me veas decidido, la verdad es que tiemblo de miedo y dudo algún día tomar la decisión de salir de este mundo de agua y buscar una identidad no mejor, pero si más digna.
 
No soy un Pez Beta. Pero tengo el mismo problema. Quiero salir de la atmósfera protectora que rodea y en la que se supone soy libre. Cruzar la línea de un umbral en el que estoy atrapado y vivir cosas nuevas. No sé si pueda. Llevaba mucho tiempo pidiendo que algo nuevo ocurriera en mi vida, que el amor volviera a tocar las puertas de mi soledad. Y ahora, justo cuando una luz comienza a iluminar la oscuridad de mis tardes tristes, nace en mi la duda sobre si realmente quiero saltar y perderme en la jungla de lo nuevo.
 
Hasta hace muy poco consideraba mi excesiva libertad como un inconveniente que no servía ni para justificar mi abandono. Ahora que aprendí a vivir con ella no sé si realmente quiero dejarla de lado. Dejar mis escapes vespertinos y nocturnos para perderme en solitario por ahí, sin rendir cuentas de ningún tipo y metiendome en cuantos problemas podía. 
 
¿La libertad o el amor?. Separados por una suave cortina de agua. Limite entre la rutina y la apuesta. Entre la vida y la muerte. El Pez sigue(o) pensando. 
Anuncios

2 comentarios to “Hoy soy un Pez Beta”

  1.  
     
    Hace poco ví una película donde Pierce brosnan la hacía de indio americano. Ovbiamente no me lacreí pero sí hubieran escogido a alguien que de verdad pareciera piel roja quizá sí. A lo que voy es lo siguiente:
     
    Este indie junto con su esposa, estaban al rescate de los castores. Él escribe un libro sobre la verdad y perspecitva de la ya mencionada especie que dicho sea de paso está en extinción. Así pues, recibe la gran oportunidad de que lo escuchen. Éso que tanto había querido, que la gente conociera el problema, sobresalir, tener éxito, de repente se ve amenazado, por el cambio…
     
    … Y ya dije justo lo que no quería decir.
     
    Demonios.
     
    En una escena, él, confundido por no saber si se quiere ir o se quere quedar, camina aceleradamente a su casa mientras su mujer lo sigue diciéndole si va adejar ir ésa oportunidad. Brosnan-Cara-Pálida dice algo como -Siempre he estado sólo, es parte de mi naturaleza.- Y ella le reclama -¿Y qué se supone que haga yo?- A lo que él responde -si te molesta puedes irte, estás aquí por que quieres-
     
    No tengas miedo a saltar al abismo. No tengas miedo a perderte el respeto abandonándote en otra persona. Luego no tengas miedo a faltarle el respeto al amor que decidiste al recuperarte a tí mismo si es que ésa persona se va y se llevaa l tu que le entregaste cuando decidiste amarla. No tengas miedo a des-sensibilizarte. Éso no pasa. Te lo digo por experiencia. Tu igual que yo vives enamorado del concepto mujer. Nos encanta adorarlas. Nos encanta describirlas. Nos encanta soñar con ellas. Crearlas, disfrutarlas, contemplarlas… Pero, creo que nos aterra descubrirlas.
     
    Tu puedes querer a la mujer que te propongas. Una, o más. Y no le vas a faltar a nadie, porque cada una tiene su espacio, su tiempo y su lugar. Ninguna se compara con otra.
     
    Salta. Tu soledad te va aestar esperando. Y -Dios NO lo quiera- te aseguro, te vas a encontrar con ella tarde o temprano. Así que no le tengas miedo a la felicidad. No le temas al éxito. No cambies la realidad por fantasía.
     
    Ingrid Coronado dijo una vez: "Soñar alto cuesta, y la caída duele y duele mucho, pero si nunca vuelas alto nunca vas a saber qué tan arriba puedes llegar."
     
    Vas Gaby. El futuro es tuyo y ahí está. Sólo tómalo.
     
     

  2.  
         ¡Ah! ¡Volví a escribir otra entrada como comment!
     
         😄
     
     
     


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: