el incomprensible mundo de gabriel revelo
Just another WordPress.com site

Mi debut como malo

 
Estas líneas son para ti. Jamás pensé que el veneno pudiera convertirse en letras. Lo comprobaré contigo. De todas formas, no sé pierde gran cosa (lo digo por ti).
 
Déjeme descararme. Culparte. Insultarte. Será un placer. Aunque por el momento lo que más me interesa es reclamarte ¿quién te crees que eres para rechazar el amor que te ofrecí?.
¿Cuánto tiempo conviví contigo? ¿meses, un año cuando mucho?. Aunque no sé si se pueda decir ‘conocerte’ a la acción de cruzarme contigo algunas veces en diferentes lugares porque el destino así lo quiso. Gracias a Dios nunca compartimos nada. Mucho menos te consideres mi amiga, que distas mucho de serlo.
 
Como pude averigüe tu nombre. Después indagué tu dirección de correo electrónico. Cuando te veía (siempre por coincidir mediante terceras personas) trataba de ser amable contigo. Intentaba hacerte reír. Supongo que a tus ojos en algún momento fui simpático y hasta agradable. Y no es casualidad, ante ti no hubo un momento en el que no adoptara una postura de ‘intelectual alivianado’. Quería que me creyeras que escribo, que me gusta la buena música, que puedo ser responsable pero divertido a la vez.
 
¿Ya sabes que es a ti a quién dirijo estas palabras, o tu gigantesco ego aun no hace que te des cuenta?
 
¿Será la edad? A lo mejor por ser unos años mayor que tú no comprendes lo lacerante que ‘la indiferencia’ puede llegar a ser. Porque eso es lo que hoy me hace detestarte. No tu desprecio. Sí tu indiferencia. Recuerdas los primeros mails que te mande. Después algún mensaje. ¿Contestaste alguno?… Dime, ¿no te cansaste de tantas palabras y creatividad que gastaste en responderlos?. Lo mismo pasó cuando te invite a salir: a un café, al cine, a dónde quisieras. ¿Te dignaste a decirme sí – no?. Tan fácil hubiera dicho decir ‘no me interesas pedazo de imbecil, mejor vete a escribir cuentitos ñoños a tu casa y aleja tu fealdad de aquí’.
 
Al ver que no reaccionabas decidí cambiar de estrategia. Quise jugar con fuego pero me queme. No con llamas, sí con mi conciencia. Creí que volverme más atrevido me ayudaría. Divertirse con los instintos parece divertido, cargar con la culpa no tanto. Aun así pensé que podría conquistarte de ese modo. Un recadito atrevido por aquí, un mensaje insinuante por acá. Un correo sugerente por allá. De nuevo silencio.
 
Y yo que insistía.
(A la distancia me doy cuenta que te presté más atención de la que realmente merecías).
Y tú te espantaste. Ajá. T-e-e-s-p-a-n-t-a-s-t-e . Al menos ahora que lo lees acéptalo. Según tú te iba a ocasionar un problema. Según tú desconocías mi actitud. Según yo, sigues siendo una niña.
 
¿Pensaste qué estaba locamente enamorado de ti?, ¿Qué tu belleza me cautivo y que desde que decidiste cortar toda comunicación conmigo estoy pasándola fatal?
 
Aquí te va la verdad (para que no te confundas):
Ni eres la número uno en mi vida. Ni la más guapa. Ni estoy, ni estuve, ni estaré enamorado de ti. Si intenté acercarme a ti fue porque en algún momento me pareciste simpática, pero nada más. Honestamente no me veo derramando ni una lagrima por ti. Analízate bien y verás que estas muy lejos de ser única. Date cuenta: rallas en lo común. En lo sin chiste. Agradecida deberías de estar, que alguien, además de los niñitos que normalmente te rodean, te haya puesto atención.
 
Por último, para que lo sepas y te quedé  muy claro. Yo sigo aquí. Sonriendo. Sin pena alguna y convencido de que la que perdió por mojigata (más gata que moji) fuiste tú. Ni siquiera estoy arrepentido de haberte ocasionado malos ratos. Al contrario. Eso de meterme en líos me ésta encantando. Jugar al amor sin falsos sentimientos ni espejismos es fenomenal. ¿Te das cuenta?, no dudo que ahora que me he vuelto más despiadado, falso e hipócrita finalmente podré gustarte.
 
Me pondré mi recién comprado traje de demonio debajo del de oveja. Esto de ser malo es fabuloso.
 
Te dejó con un costal de verdades sobre ti. A ver si puedes digerirlas sin ahogarte. Mientras yo voy a seguir riéndome de ti… Y a encontrar a otra que de seguro valga más que tú.           

Ninguna respuesta to “Mi debut como malo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: