el incomprensible mundo de gabriel revelo
Just another WordPress.com site

Más sagrado que nunca

 
Es ganas de hablar de grandeza, y nada más.
 
No pretendo ser oportunista, aunque irremediable y seguramente más de uno pensará lo contrario. Desde siempre, no sólo por la temporada que recién concluyó exitosamente hoy, siempre he dicho que mi segundo equipo son las Chivas Rayadas del Guadalajara. Equipo que obviamente, ocupa un lugar muy especial en mi corazón, sólo detrás del equipo de mis amores: el Atlante.
 
Yo pienso que eso de tener ‘segundos equipos’ es una payasada, pero en mi caso el afecto hacía las Chivas es muy real.
 
Hoy habrá que hablar del Rebaño Sagrado. Sobre todo porque en mi caso tengo varios motivos para hacerlo: era el equipo favorito de papá, porque mi primera foto con una playera de fútbol fue con la de las Chivas, por su siempre honorable decisión de jugar sólo con mexicanos, por los kilos de tradición que éste equipo arrastra en cada uno de los poros de su representativo escudo, etc.
 
Hoy el Guadalajara conquistó su onceavo titulo, que lo convierte en el equipo más ganador de la era profesional en México. Se coronó cómo sólo los grandes lo hacen: rompiendo imposibles. No era fácil ganarle al Toluca, el equipo más ganador de la última década de nuestro país, y mucho menos hacerlo en su propia casa, en un estadio Nemesio Diez ha reventar. Más difícil aún, si tenemos en cuenta que al terminar el primer tiempo, el Rebaño Sagrado caía por un gol y prácticamente era borrado anímica y técnicamente por los Diablos Rojos.   
 
Pero después, como en cualquier hazaña que se preste de serlo, llegaron los goles de Chivas. Cuando más difícil estaba la situación apareció el grito de ‘chivas-chivas’ y el deseo de los miles de aficionados rojiblancos del país impulso secretamente al equipo para darle la voltereta al marcador. Cuando el ‘Bofo’ Bautista metió el segundo gol y miraba al cielo con lagrimas en los ojos, recordando a su madre hace poco fallecida. Y es que hasta quienes ya no están con nosotros traían la camisa rayada.
 
2-1. Ya no habría marcha atrás. Olía a victoria. Olía a campeonato. Olía a grandeza.
 
…y Chivas es Campeón.
 
Y que bueno. Que bueno porque seguramente Papá debe estar muy contento en el cielo. Que bueno porque ganó el fútbol alegre, el que arriesga, el que descaradamente busca ofender y divertir a las tribunas. Toluca es un equipazo, pero su juego defensivo al menos a mi no me gusta. Que bueno, y que bien nos hace que un equipo grande se corone por medio de estilo de juego tan agradable.
 
Después imágenes. Postales. Videos y fotografías. Oswaldo Sánchez llorando y dedicándole el titulo a su padre, fallecido en vísperas del inicio de la Copa Mundial de Alemania. Oswaldo nunca había sido campeón. Él, junto con Bofo, levantando la Copa. Celebraciones en la Minerva de Guadalajara, Jorge Vergara con la insolencia y felicidad que da una promesa cumplida, miles de rostros riendo, llorando, gritando. La Nación Chiva despertó y está más viva que nunca.
 
 Guadalajara reafirma su grandeza, así, sin pelos en la lengua ni titubeos: son los más grandes del fútbol mexicano: tanto en reconocimientos, títulos, nombres, convocatoria. Simplemente una leyenda.
 
Sigo siendo Atlantista. Pero algo muy dentro de mi es Chiva de hueso colorado. Felicidades a más de medio México. Felicidades Chivas Rayadas del Guadalajara.
 
Que viva el Rey.
Anuncios

Ninguna respuesta to “Más sagrado que nunca”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: