el incomprensible mundo de gabriel revelo
Just another WordPress.com site

Guardé mis palabras al verte

Dios debe de estar ausente, paseando en otra Galaxia. O quizá está aquí pero le gusta hacerle al mudo cada que intento hablar con él y acabo escuchando silencio. La magia no sirve cuando cubres con un manto gris el universo da las almas humanas.  
 
Pero siempre ocurre que los sábados son nublados, y los domingos extremadamente soleados. Por alguna extraña razón Dios quiere que sea así. ¿Por eso cantan las aves, porque no pueden elegir ser de otro modo?. A mi me aterraría no tener libertad de elección. Realmente lo tengo o sólo vivo solo, creyendo que creo que puedo creer que puedo, poder hacer lo que quiero.
 
Un milagro, eso y más fue conocerte. Por eso mismo talvez sea un abuso pedir otro milagro… Que jamás te apartes de mi; que nunca, por nada del mundo me retires el regalo de tu presencia.
 
Otro milagro, eso y ya.
 
Guardaré mis palabras
Cierra este recuerdo
y vuélvete aire
aire
sólo aire…
No puedes hacerme daño,
eres aire.
 
Cada mirada es un tesoro espontáneo que se pierde, se atrapa en un recuerdo o vive en otros ojos. Que ganas de vivir eternamente condenado a permanecer atrapado ahí, entre tu cornea y tu iris, en el cristalino reflejo de tu alma.
Anuncios

Ninguna respuesta to “Guardé mis palabras al verte”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: