el incomprensible mundo de gabriel revelo
Just another WordPress.com site

Asesinando el amor, en nombre de la libertad

A veces pienso que abuso y en éste blog publico cosas demasiado personales. Situaciones que debería guardarme para mi y los que me rodean. La verdad me es difícil, sobre todo cuando una fuerza interna muy superior a mi me pide que escriba, escriba y escriba para así curarme la ansiedad. Eso es lo que haré. Con todo respeto para los dos involucrados.
 
Un matrimonio de la familia, bastante cercano a mi está iniciando los tramites de su divorcio. La situación, lejos de darse dentro de un común acuerdo, comienza a dificultarse y ser dolorosa. Quién tiene la culpa, realmente es para tanto y el grado de responsabilidad de cada uno de los hoy todavía cónyuges queda en segundo plano. Lo qué verdaderamente me inquieta es ¿A dónde se va el amor después de un divorcio?. ¿Es posible matar algo que antes estaba tan vivo que parecía indestructible?.
 
No dudo que haya divorcios necesarios, pero ¿es del todo necesario hacerse daño?. ¿Qué motiva a una persona a dejar de amar, y sobre todo dejar de luchar por quién una vez fue su todo?. Francamente no me inquieta que uno abandone al otro. Ni siquiera debería de importarme, pues es cosa de dos. Pero, ¿y el fruto del amor que en nombre de la libertad están asesinando?. ¿Un bebé, con toda la ternura, ganas de vivir y ternura entenderá que sus papás de repente y por un mal entendido se separan?. No lo sé, quizá habría que preguntárselo a él en un par de años, y quizá, Dios no lo quiera, en esos momentos ya sea demasiado tarde.
 
Dudo que alguno de los dos vaya a leer este escrito que su sobrino les hace. A los dos los quiero, y como el resto de las personas que los rodean tengo mi muy personal opinión. Uno de ustedes quiere cortar todas las posibilidades de reconciliación, meter abogados, pedir dinero, permitir que la otra mitad sólo vea a su hijo cada quince días… ¿realmente eres tú? ojalá y no, me decepciona tu actuar, tu manera de querer arreglar las cosas. Me duele que te alejes del resto de la familia. Nunca te lo diré, pues a estas alturas temo que no te veré más. Si lees esto, por el motivo que sea, sólo te pido que decidas lo que decidas lo hagas siendo tú, y no esa persona llena de arrogancia y falsa autosuficiencia en que parece te has convertido.
 
El otro de ustedes está enamoradísimo. Y va triste de un lugar a otro. Jurando que está en medio de una pesadilla, jurando que esto no puede ser realidad. A ti, que te mueres por tu otra mitad y por tu hijo (si es que también llegas a leer esto) te diré que te quiero demasiado, que significas mucho para mi y que tú no lo sabes, pero un día tuviste un detalle conmigo que jamás olvidaré. Aunque parezca, no estas sólo. Jamás lo estarás. Esta y otras batallas no te quitarán mi respeto. Tú puedes.
 
Amar. Odiar. ¿Qué línea separa estas palabras?. Aun no lo sé. El día que alguien llegué a mi vida intentaré no lastimarle nunca. Espero no faltar a mi palabra y asesinar en nombre de la libertad.

Ninguna respuesta to “Asesinando el amor, en nombre de la libertad”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: