el incomprensible mundo de gabriel revelo
Just another WordPress.com site

Tour por GabrieLandia

Para que me comprendas tendrías que estar loca, tratar conmigo nunca ha sido, es, ni será fácil. Soy complejo, me contradigo cada tres segundos y ni yo me aguanto. Es más, muchas veces me gustaría alejarme de mi mismo por unas horas y dejar de ser ‘yo’. Ser tú, ése o aquél quizá sea mejor. Al menos así entendería muchas cosas. Honestamente, hace mucho tiempo que me perdí en no sé que lugar extraño y camino sin rumbo o propósito fijo.
 
Por eso no intentes entenderme.
 
A menos que pudieras entrar en mi mente. Volverte pequeñita (más) y entrar en mi por medio de letras, sonidos o sabores. Llegarás entonces a ‘GabrieLandia’, el lugar más incoherente del universo. En la entrada te recibirá Doña Burlesca, una señora gorda como ballena y mal humorada como tu suegra. Sólo te dejará entrar si le regalas un kilo de cacahuates. Una vez dentro deberás tener cuidado con los mapaches desnudistas que piden limosna, con el pollo asesino musical y con las ratas que revientan cuando las tocas. Es probable que te de hambre, no te preocupes, puedes comer gallinas de gelatina.
 
Si quieres puedes volar. Si quieres puedes dejar de respirar (osea, no es tan difícil verdad yaya, aunque a veces lo olvidamos). También puedes volar, pero no te lo recomiendo, no querrás chocar con algún tiburón con alas, de esos que son tan frecuentes en el otoño morado. En GabrieLandia puedes morir hasta 42 veces, por lo que es muy común que las personas, semi dioses, animales rabiosos y humanoides del lugar actúen con total negligencia e imprudencia.
 
En GabrieLandia vive ‘Tristísimo’ el Alebrije, el zarazú (un duende bromista), el dandy (un maniático asesino que usa mascara de gay), el muñeco de cataplasma y el monito feliz (presidente del lugar). Todas las tardes a las 5 (menos los martes) hay un desfile en mi honor, siempre va mucha gente que no se aburre de ver lo mismo. Yo voy vestido de etiqueta (dice ‘Lavar en seco. Made in Kuwuait), con una capa de terciopelo negra aventándole uvas a la gente. Y después vuelo muy lejos y me estrello contra el sol… y por eso se hace de noche. Ya de noche renazco y me vuelvo a materializar para tomar jugo de manzana por tres horas enteras. Después salto como conejo y muchos bebés me avientan pedazos de mantequilla. Otros días me convierto en un ombligo gigante lleno de pelusa.
 
Hay muchas cosas más en este reino de cabeza. Pero creo que no me creen (nadie) ni una pizca de lo que escribo. A lo mejor en alguna ocasión retome el tema.
 
No me jodan con que todo lo que escribí es pura estupidez ¡eso ya lo sé!. Soy inmaduro e idiota. Soy un niño sólo que sin frescura. Quién sabe si me quedaré así, con la cabeza llena de criaturas que ni respeto me tienen. Así soy. ¿Algún día creceré? Creo que es malo no hacerlo. Creo que no me hará ningún bien.
 
Mira las tonterías que invento por miedo a ver la realidad. Si te parece un lugar divertido, te equivocas. En GabrieLandia no existe el amor, tú eres el amor. Sigues sin visitar mi mundo de incoherencias.     

Ninguna respuesta to “Tour por GabrieLandia”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: