el incomprensible mundo de gabriel revelo
Just another WordPress.com site

Oaxaca ¿qué te pasó?

Estoy seguro de no exagerar, al afirmar que muchos de los lugares más hermosos que he conocido en toda mi vida están en el estado de Oaxaca: su Centro Histórico nombrado ‘Patrimonio de la Humanidad’, Montalbán, sus iglesias coloniales y sobre todo su cielo, ese de azul imponente que cubre la capital del estado que aún hoy, a la distancia, su recuerdo me sigue siendo tan nítido como aquella tarde de domingo de hace años.
 
Quizá no lo sé. Al ver hoy las noticias me da rabia que se hablé de Oaxaca sólo por los enfrentamientos, disturbios y politiquería (rima con porquería) que en estas preciosas tierras tienen lugar. O a lo mejor es negarme a ver una realidad que sutilmente carcome varios rincones de México: el de la inconformidad, miseria, desestabilidad y un poco (más bien mucho) hambre de poder.
 
Explicar los motivos por los que ahora el estado de Oaxaca esta así, sitiado y sin ley, es muy complicado. Originalmente era un conflicto magisterial, profesores del estado que demandaban mejores sueldos, y cuyas peticiones no recibieron otra respuesta que ser casi ignorados… medio año después, mi hermoso Oaxaca ¿Qué te pasó?. ¿De dónde o quién mando a tantos rebeldes, gente armada, dirigentes cobardes y demás personajes desagradables a sembrar el miedo en tus calles, a privar a tus habitantes de la paz y tranquilidad, a saquear tus comercios?, ¿De dónde surgió el mentado EPPO?, ¿Por qué todos hablan de ti, pero nadie hace nada por liberarte?.
 
Muchas veces he defendido e incluso aplaudido en éste y otros sitios la labor del Presidente Vicente Fox, pero no ahora. El respeto se tiene que ganar día con día y hoy, no concibo (o soy muy tonto, o un pobre diablo desinformado) como el primer mandatario puede tener tanta pasividad mientras Oaxaca está al borde del colapso. No actuar y esperar el 1ero de diciembre para lavarse las manos e irse a descansar, no es cobardía, es desidia, apatía, morir de nada. Dicen Fox y sus Secretarios, que van a solucionar el conflicto por la vía del dialogo, ¡y por mi no hay problema!, yo estoy en mi casa, puedo salir, dormirme, ver televisión, caminar en la calle, pero una vez más, pensemos en esa gente que vive con miedo, a sabiendas de que ya no son maestros los que construyen barricadas y portan armas en los poblados oaxaqueños. Son integrantes de grupos armados, con intereses que van mucho más allá de un simple aumento de sueldo. Son personas que no temen disparar, amenazar periodistas, cobrar sus propios impuestos, tomar carreteras y que no conformes con haber pisoteado la calma en todo el estado, deciden dirigirse al Distrito Federal.
 
¿Y Vicente Fox?.
Bien gracias, aquí, haciendo las maletas para irme a mi rancho en Guanajuato.
 
¿Y Oaxaca?
También muy bien, ya estamos dialogando.
 
¿Y la gente?
Esa si no sé. Supongo que jodida, como siempre.  
 
Los maestros, si es que se les puede seguir llamando así, ya no quieren el aumento de sueldo, o al menos no es su prioridad: Ahora piden que se destituya al gobernador Ulises Ruiz de su cargo, petición que igual y es justa, pues de seguro nuestro querido gobernador dista de ser una ‘blanca palomita’ (de esas de Cinemex), aunque insisto, todo el alboroto y disturbios que hacen de seguro tienen otro propósito. Ceder a sus peticiones sería sembrar la semilla para que surjan más grupos de inconformes con la consigna de hacer alboroto para lograr cuanto capricho les venga en gana. Lo más difícil en una lucha como esta no es la toma de decisiones, sino el saber con exactitud quién es el enemigo.
 
No se puede dialogar cuando una de las dos partes tiene caretas… no se puede dialogar cuando el tiempo pasa y la anarquía se apodera de un país, de a poquito, primero Chiapas, luego las sierras en Guerrero, o Atenco, o Tlahuac u Oaxaca. Sólo cambia el nombre, las victimas y los cerebros operativos son los mismos. ¿Qué espera Vicente Fox? ¿’Dejar pasar’?. ¿Qué llegué Calderón? Igual y el trae la varita mágica y resuelve lo de Chiapas y todo lo demás en quince minutos.
 
Ayer por la noche, dentro del programa de televisión ‘Tercer Grado’, Joaquín López Doriga mencionó que nadie actúa en Oaxaca por el simple hecho de no querer pagar los ‘costos políticos’ que pudieran darse. No podría estar más de acuerdo. ¿Seremos sólo los mexicanos, o es inherente a todas las personas el ver primero por sus intereses, aunque esto signifique llevarse al pueblo entre las patas?.
 
 No soy partidario del uso de la fuerza, pues no somos animales. Pero a veces es un mal necesario. Mientras escribo estas palabras la gente sigue pasándola mal en Oaxaca. No los revoltosos, ni los seudo maestros, sino la gente trabajadora, que tiene sus pequeños negocios y viven del turismo. Es a ellos a quienes les debemos hacer algo ya. ‘El valiente vive hasta que el cobarde quiere’.
 
Por lo pronto, seguiré recordando a Oaxaca como la joya latinoamericana que conocí. Así me gusta más.
Anuncios

Ninguna respuesta to “Oaxaca ¿qué te pasó?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: