el incomprensible mundo de gabriel revelo
Just another WordPress.com site

Adiós Alemania, nos vemos en Sudáfrica

El fútbol es para divertirse. El fútbol también es para hacer amigos.

 

Simplemente no puedes ser de otra manera, Dios Fútbol. Por eso eres el deporte más bello del mundo. Lleno de gracia y elegancia. Apasionante, arrastras multitudes. Impones emociones, capturas almas y voluntades; y sin embargo, no te le niegas a nadie, pues no distingues entre clases, ni religiones. Estas tonterías de los hombres no te importan… sólo su capacidad de crecer, y de hacer amigos.

 

Siempre ciclos. El tiempo carece de sentido estático, quizá por eso existe la vida. Siempre ciclos inquebrantables. Siempre, siempre, siempre… y sin embargo hoy quisiera que fuera nunca. Al menos este último mes se me antojaba imposiblemente eterno. Lo mismo paso hace cuatro años. Lo mismo pasará dentro de cuatro años, y cuatro mas, y así sucesivamente… siempre ciclos. 

 

Por eso, ahora que terminó un mundial más me llevó un sin fin de sensaciones: Momentos únicos, jugadas dibujadas en el alma, pasión por aquel momento en el que todos los hombres se vuelven iguales, y a la vez, inmortales. De Alemania me llevó la bella y tranquilizadora confirmación, de que si un balón puede hermanar a millones de personas en una hermosa fiesta, entonces, jamás dejaremos de ser humanos.

 

El sueño dura un mes. Suficiente para vibrar con cuatro juegos del equipo que pase lo que pase, siempre llevaré tatuado en el alma… mi México. Suficiente para que el gran Zinedin Zidane se volviera eterno y nos regalara las últimas pinceladas de su magia. Suficiente para llorar de pura alegría, para emocionarme hasta lo más profundo de mi ser al ver a pueblos enteros sucumbir ante el empuje del más grande fenómeno sociocultural de nuestros días. Suficiente para que el pueblo alemán, acabará con esa falsa imagen de frialdad, y demostrar que pueden ser unos magníficos anfitriones. Suficientes para ver coronarse a Italia como Campeón Mundial. Insuficiente, en cambio, el espacio y capacidad que tengo para resumir tantas emociones.

 

De nuevo fueron días mágicos. Y a quién lo dude sólo tendría que haber visto un estadio mundialista lleno de miles de personas soñando con que llegue un gol: explosión casi cósmica y fin último del fútbol. Por el montón de cosas que significas, te voy a extrañar mucho Alemania, prometo guardarte meses de añoranza. Después, volveré a sonreír, pues mi nuevo sueño y motivación se llamará Sudáfrica 2010. Y no sé ustedes, pero un servidor esta vuelto loco porque esta fiesta de nuevo empiece. En fin, ciclos…

 

Gracias Alemania, Felicidades Italia. Hola Sudáfrica.

 

Ninguna respuesta to “Adiós Alemania, nos vemos en Sudáfrica”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: