el incomprensible mundo de gabriel revelo
Just another WordPress.com site

0.58%

Al igual que muchísimos mexicanos, ayer por la tarde tuve muchísimo sueño y unas maravillosas ojeras, producto de una emocionante noche de desvelo. O al menos, eso si, sui generis. Me dormí a las cinco de la mañana (de ayer), y no me arrepiento, pues siempre que algo importante o trascendente pasa, hago lo posible por no perdérmelo.

 

Habló, por si algún despistado no se ha dado cuanta, del delirante seguimiento que toda la noche del miércoles se le dio al computo de los distritos electorales para las Elección Presidencial. Población, medios y autoridades quedaron prendidos por más de 24 horas a una pantalla en el IFE que lentamente iba mostrando los resultados parciales, generados en todos los rincones del país.

 

¿Pudo haber sido más emocionante? Lo dudo. Ventaja para Obrador por más de ocho horas, después, poco a poco Calderón se acercaba al adversario… y lo pasaba. Discursos de victoria a las cuatro de la mañana, anuncios sobre impugnaciones de la elección al TRIFE cuatro horas después y un resultado final de apenas décimas. Sin ser un experto en la materia, me aventuro a decir que la del domingo, ha sido una de las elecciones más cerradas en la historia de la democracia moderna.

 

Felipe Calderón 35.89 % (15 millones 284 votos)

López Obrador 35.31% (14 millones 756 mil 530 votos)

 

Al final, aunque él anuncio se dará hasta principios de septiembre, ganó Felipe Calderón, y que bueno. Según algunas publicaciones, las horas en las que López Obrador iba punteando los conteos, hubo un descenso considerable en la bolsa mexicana de valores, misma que se estabilizó y subió al momento en el que el candidato panista recuperó el primer lugar en el conteo distrital. ¿Qué nos dice esto?. Que aunque tenga muchos simpatizantes, Andrés Manuel López Obrador nunca terminó por convencernos. Muchas promesas e ideas, pero sin un sustento claro. Al final, su personalidad un tanto impulsiva y respondona tampoco le fue benéfica.

 

Supongo que AMLO y el PRD impugnarán los resultados del IFE. Me parece bien, están en su derecho. Lo que esta mal es el poner en tela de juicio la legalidad de estas elecciones. En mi opinión, estas han sido las elecciones más limpias en la historia de México, pues cualquier ciudadano podía seguir lo que pasaba. En ningún momento se le dejó de dar seguimiento al flujo de información que se iba computando y del cual fuimos testigos gracias a medios televisivos, prensa, radio e internet. Yo fui a votar, nadie puede decirme que hay mano negra si los encargados de las casillas son los mismos ciudadanos, vecinos. Gente honrada sin intereses partidistas o hambre de poder.

 

¿Irregularidades?, nada. Cada uno de los partidos contaba con al menos un representante en cada una de las casillas electorales. Lo mismo en el conteo de votos y en el envío de información, y dicho sea de paso, cada uno de los partidos contaba desde el domingo con una copia de las actas electorales… entonces, ¿qué alguien me explique dónde esta el fraude?. Seamos francos, en el conteo de distritos AMLO comenzó y se mantuvo ganando en gran parte de estos resultados gracias a que ellos mismos retrasaron con ‘pretextos y sospechas absurdos’ el conteo en los estados panistas. Lógicamente, al final estos fueron los que elevaron el porcentaje de Calderón.

 

Ahora, cada que veo hacer berrinches a un López Obrador que no puede digerir la derrota, me doy cuenta que vote correctamente. Sinceramente no creo que tuviera la suficiente madurez política para gobernar un país. Ese deseo de poder, de ‘yo, sólo yo’; ese desprestigiar instituciones me habla de que su modelo económico y social, no eran más que castillos en el viento. Populismo con un toque de autoritarismo, no gracias.

 

En el milenio del pasado lunes, una de sus columnistas dijo que prefería seis meses de marchas, a seis años de gobierno del PRD. Concuerdo con ella. Ahora preparémonos, que el primer miting mitotero se celebrará este sábado en el zócalo. Veamos que tan civilizados somos, ojalá y todos estos movimientos transcurran en paz.

 

Si yo fuera Felipe Calderón, me tomaría unas buenas vacaciones, y después a trabajar. Sí, ganó. Sí, vote por él. Pero no fue de a gratis, a cambio exigimos tranquilidad, trabajo y progreso. Que se generen empleos, que la economía crezca y podamos salir de nuestra casa sin el temor siguiéndonos en cada esquina. Que no se le olvide que tiene un gran compromiso, pues apenas gano con el 35% de los votos, lo que significa que más de la mitad de la población tiene otras demandas e intereses. Es momento, como el dijo, de llamar a la unidad nacional.

 

Le deseo la mejor de las suertes, pues si le va bien, todos ganamos.       

Ninguna respuesta to “0.58%”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: