el incomprensible mundo de gabriel revelo
Just another WordPress.com site

Felices 90, equipo de mis amores

Atlante celebra sus 90 años con un triunfo frente a las águilas.

 

No hay palabras para explicar lo orgulloso que estoy. Esta semana, de alguna manera todo giro entorno al equipo de mis amores: El Atlante.

 

Para empezar, hace cinco días descubrí que cumplo años justo el mismo día que mi equipo, que el pasado martes cumplió 90 años de existencia. De cualquier manera me falta espacio para enumerar toda la gloria y pasión que a lo largo de casi un siglo de historia ha dejado atrás el llamado ‘equipo del pueblo’. Impredecible, así siempre ha sido el Atlante. Por eso tu fiel fanaticada se ha acostumbrado a sufrir, por eso te seguimos cada semana, porque tus colores y tu escudo representan más que un simple equipo de fútbol. Eres más que eso, eres ideología, vida, identidad, pasión.

 

Por eso, desde que nací te he seguido. No por ser el más triunfador, ni el equipo con más dinero. Te sigo por convicción, por que no me imagino portando con orgullo otros colores que no sean el azul-grana. Años de historia, anécdotas, partidos memorables, generaciones de atlantistas, llanto de tristeza, lagrimas de alegría y dos campeonatos que llevo en el fondo de mi corazón. Eso y más eres y serás siempre Atlante. Eres Cabinho, Carreño, Lavolpe, Casarín, Felix y muchos más… Y  por si fuera poco, también eres barrio, pobreza, nación e historia viva. Con el tiempo entendí, querido Atlante, que no le voy a un equipo cualquiera, tu idiosincrasia y vivencias ya la quisieran muchos. Que no hace falta verte campeón, pues ya has conquistado algo mucho más importante: mi corazón.

 

Y precisamente ayer mi Atlante tenía que ganar. Enfrentaba al más odiado rival, al que desde hace años se convirtió en su opuesto. El América, rival de grupo. Ganar significaba calificar a la liguilla del fútbol mexicano, perder, casi la eliminación. Por tus noventa años, por tu historia, por tu gente y por tu orgullo, la tarde de ayer estaba destinada a ser tu tarde. Y así fue.

 

1-0. Y el grito de ¡Potros! invadió las gradas del azteca. Adiós América, nos la debías. Y tú Atlante, sigues siendo una realidad, más viva que nunca. Gracias por ser el equipo de mis amores. Gracias por hacer vibrar mi corazón.     

 

Les guste o no les guste, les cuadre o no les cuadre. El Atlante es su padre, y si no … (ya saben que).      

Anuncios

Ninguna respuesta to “Felices 90, equipo de mis amores”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: