el incomprensible mundo de gabriel revelo
Just another WordPress.com site

Sexo Chilango

 
La primera vez que leí a Mónica Braun fue por mera casualidad. Un sábado en que pacientemente hacía cola en la caja de un supermercado repleto de gente. La fila avanzaba con una lentitud extrema que hacía necesaria la lectura de alguna de las revistas de los anaqueles contiguos para matar el tiempo y hacer más llevadera la espera. Una de las revistas que tomé fue ‘Chilango’, publicación que me pareció interesante, con buenos contenidos y sutilmente irreverente. Después de hojearla me detuve en una columna de nombre ‘Amor Chilango’. Esto sucedió hace casi un año. Aun hoy, cada que una revista ‘Chilango’ cae en mis manos, lo primero que hago es leer las columnas de Mónica
 
Llenos de ingenio, frivolidad e ironía, así como ella misma, los textos de ‘Amor Chilango’ hacen que cualquiera se escandalice-identifique con cada una de las aventuras en las que ella misma es y no es la protagonista. Y es que cada mes, Mónica Braun nos cuenta de manera divertida pero reflexiva aquellos tópicos que actualmente le quitan el sueño a miles de mujeres no sólo en la Ciudad de México, sino en cualquier gran metrópoli del mundo. A veces a través de ella misma, otras por medio de alguna de sus ‘igual de interesantes’ amigas o por qué no, usando a Claudia, personaje que se inventó para decir lo que la misma autora por mero pudor no puede. El chiste es desnudar aquellos sentimientos y dudas que todas las mujeres entre los 20 y 40 años tienen alguna vez: la elección entre soltería o compromiso, el éxito profesional, la decisión de encarar la maternidad, una posición liberal frente al sexo, etc.  
 
Supongo que cualquiera que me lea pensará que éstas columnas mensuales son dirigidas a mujeres, y que yo no tengo cabida en ese mundo de compras, cosméticos y dietas. A decir verdad la idea de que una mujer de mi ciudad abra sus sentimientos y de paso cuente sencilla pero detalladamente lo que una exitosa profesionista piensa de la vida y de nosotros los hombres me parece seductor y hasta útil. Me explico. Mónica Braun lleva tres años publicando en ‘Chilango’ historias y pasajes en los que no sólo refleja con precisión quirúrgica a sus lectoras, sino que sutilmente lanza mensajes para que sus lectores masculinos no seamos tan brutos y entendamos un poquito que el tratar a una mujer es mucho más que ser comprensivo cada veintiocho días.
 
Compré la ‘Chilango’ del mes de noviembre, número que de paso celebraba el tercer aniversario de la publicación. En la columna de Mónica, dentro de la ficha en la que se da una breve semblanza o comentario del autor, leí que acababa de publicar un libro llamado ‘Sexo Chilango’, en el que la autora reunió todas las columnas, corregidas y aumentadas, de Amor Chilango. Aunque me costó un poco de trabajo, encontré el dichoso librito en la Gandhi de la calle Madero en el Centro Histórico.
 
Comencé a leerlo con ansiedad enfermiza, tan sólo para sentirme decepcionado después de pasar algunas paginas y darme cuenta que ese tipo de lectura no me agradaba mucho. Pues aunque Mónica Braun deja muy en claro que en cada uno de los capítulos la realidad y la ficción están mezclados, y que ella misma no es tan frívola como la narradora del libro, diré que tanta frivolidad y superficialidad súbitamente me empalagó. La vida en un spa, en bares de la Condesa y otros lugares de moda de la Ciudad de México; si bien pueden llegar a gustarme, considero que no son para nada compatibles con la idea que tengo ni de la vida ni de mi amada Ciudad.
 
Y sin embargo no pude dejar su lectura. Como una droga poderosa, éste libro me sedujo no obstante su elitismo. Cerca de la página 100 (el libro consta de 183) acepté que las aventuras de cinco amigas cercanas a los cuarenta años terminó por conquistarme. ¿Inocente o culpable, qué más da?. Si la lectura es un placer, éste libro cumplió y con creces su objetivo. Tampoco vayas a creer, tú que me lees, que ‘Sexo Chilango’ hunda explícitamente en cuestiones sexuales. Para nada. Digamos que más bien es un libro bastante light.
 
Llegando la maternidad en algunas de las protagonistas, la lectura se vuelve más deliciosa, pues los miedos, conflictos de pareja e ilusiones femeninas se funden sutilmente para regalarnos una lectura que de tan buena se nos esfuma a pasos agigantados y sin que nos demos cuenta.
 
Al final, el final que no es el final deja satisfecho a cualquiera. A las mujeres por sentirse comprendidas, a los hombres por la gracia de lograr entenderlas un poco más y a los ciudadanos de ésta ciudad por ser retratados, al menos en una de sus clases, de manera tan sincera. Si tu cumples con alguno de éstos requisitos (eres hombre, mujer o habitante de una gran ciudad, que si están más allá de los veinte, que mejor) de seguro disfrutaras ‘Sexo Chilango’ (ejem, la lectura… bueno, y el otro también).    
 
Generalmente aquí concluyo escribiendo que nuevo libro estaré a punto de leer. No ahora. Pues francamente no tengo ni idea de que sigue en mi lista de lecturas. Supongo que un día de éstos saldré de casa para dirigirme a Miguel Ángel de Quevedo, entrar en una librería y dejar que un libro me seduzca. En lo que llega ese día, releo uno de mis favoritos, ‘Diablo Guardián’ de Xavier Velasco.
 
¡Buenas tardes, y felices lecturas!         
About these ads

2 comentarios to “Sexo Chilango”

  1. Saludos, Gabriel. Di con tu blog mientras visitaba el de Santiago Roncagliolo; lo estabas invitando a el, pero igual me cole. Me rei mucho – no se si tu intencion fuera esa, la del humor – con tu ultima entrada, la del \’Sexo Chilango\’. Eso de leer revistas en la cola para pagar es algo inevitable. En fin, muy entretenido leerte. Me recordo tambien cuando me encontre, ahora pienso que por cosas del destino, con ese librito llamada \’Letters to Penthouse\’. Imagino que estamos hablando de niveles diferentes, pero yo tambien me deje impresionar por las historias, imagino que ficticias.
    Saludos desde Seattle.
    Roberto Savino
     
    Te dejo mi blog, http://robertos.blogsome.com por si te cansas de leer Chilango.

  2. No se, yo soy de Guanajuato, no soy chilanga, pero lei las columnas de la Braun en la version web de chilango, además vi la entrevista que le hicieron a la susodicha en el programa de Loret… pero… no es simplemente una copia chilanga de Sexo en la ciudad? Bueno, no se, ya lo dije, me gusta como escribe la morra… pero… eso no es como tipo plagio?


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: